BIENVENIDOS...a este maravilloso Proyecto

Venezuela, tesoro de América, proyecto integracionista que pretende promocionar las maravillas de Venezuela, puerta de entrada al cono sur y alma del Caribe.

Periodismo que Integra...

Loading...

domingo, 18 de abril de 2010

Península de Macanao: Una de las hijas más bonitas de Margarita


Al occidente de la isla de Margarita está Macanao, una península que atraviesa la boca de la Laguna de La Restinga y limita por los cuatro puntos cardinales con el Mar Caribe.

Se llega a través del puente Dos Ríos y su nombre indígena significa Tierra de las Macanas, ya que en sus cerros existen árboles de madera dura, listones que sus tribus guaiqueríes habitantes en estas regiones aprovechaban para elaborar sus armas e instrumentos.

Pero también hay quienes afirman que su nombre se debe a la extensa serranía, cuyo cerro más alto es llamado Macanao. Antiguamente, para algunos geólogos, esta península era una isla separada, ubicada al otro extremo insular.

Afirman además que eran dos islas que por un proceso de sedimentación y acumulación se formó un cordón de arena Restinga, que unió el extremo oriental y occidental para formar la actual isla de Margarita.

Como toda la isla, la península de Macanao es también una zona rica en pueblos de pescadores tal cual lo es Boca de Río, uno de los más grandes poblados de esta región, característica que le otorga la condición de capital. En sus aguas se pueden pescar diversas especies de animales marinos.

En la época de los españoles -Macanao- era una zona abundante de ostrales con perlas. Hoy su principal actividad económica aún es la pesca, por ello en Boca de Río está ubicado el Centro de Investigaciones de Biología Marina, una valiosa fuente de información para los pescadores no sólo de la isla sino de todo el oriente venezolano.

Su gente trabajadora y servicial se levanta cuando aún el sol no ha salido para comenzar a preparar la faena pesquera. Su orilla está repleta de embarcaciones que pueden ser apreciadas desde el paseo realizado por el borde del pueblo.

Boca de Río es un pueblo de visita segura para quienes desean conocer más sobre la vegetación y las especies marinas que proliferan en las aguas margariteñas, información que puede ser conocida en el Museo del Mar, instalaciones que también fueron visitadas por el equipo de Nuevo Día.

Laura Arismendi

Jarrinsson López

Fotos/Heberto León B.

Apoyo/ Freddy Roberti


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada